Archivo de la etiqueta: Contención

Cómo ayudar a tu pareja no-asperger

¿Sos asperger y estás en pareja con un neurotípico? ¿Esta diferencia a veces te genera desconcierto ante muchas de sus actitudes? No pierdas la calma, esta nota te puede ayudar.

Primero que nada, intentemos no encasillar a tu pareja. Sí, él es neurotípico, pero no por eso hay que ponerle un techo. No nos apeguemos demasiado a las etiquetas porque, tal vez, con tu ayuda tu pareja pueda llegar a flexibilizar sus conductas extremadamente neurotípicas. Para eso, te tengo algunos consejos. Sigue leyendo Cómo ayudar a tu pareja no-asperger

Anuncios

Como a nadie

No, tu hijo no te pide brazos más que a nadie porque te tomó el tiempo;
tu hijo te pide más brazos que a nadie, porque a nadie necesita sentir tan cerca como a vos.
No, tu hijo no hace más berrinches cuando está con vos porque te ve insegura con los límites;
tu hijo hace más berrinches cuando está con vos porque te ve como lo que sos:
la persona en la que más puede confiar sus frustraciones.
No, tu hijo no es más miedoso cuando está con vos;
tu hijo tiene miedos que sabe que solo puede confiar en vos,
porque sos la persona que más lo hace sentir comprendido.
No, tu hijo no está esperando que llegues para descargar porque te ve débil de carácter;
tu hijo está esperando que llegues para descargar lo que desde antes sintió y no tuvo compartir.
No, tu hijo no es mamero, no es pollerudo, no es caprichoso;
tu hijo es un niño como cualquier otro, que necesita sentir a su madre,
tenerla cerca, compartir sus sentimientos.
No, tu hijo tal cual es hoy, no lo va a ser toda la vida;
con el tiempo tu hijo va a encontrar otras formas de ser hijo, y vos encontrarás otras formas de ser madre.

Derechos de autor y propiedad intelectual:

La maternidad y la falta de apoyos

Luego de tener a mi hijo, entré en el estado de depresión más solitario que pasé en mi vida. No estoy segura de si duró meses o años —me inclino más por lo segundo— ya que, en ese estado, el tiempo se desdibujaba y se extendía, pareciendo interminable.

No fue una depresión post parto causada por las hormonas —que también hicieron lo suyo—, sino que fue la consecuencia directa de tener a un bebé que desde que nació manifestaba muchos síntomas de una enfermedad que —si bien para el resto parecía ser invisible—, para nosotros era asoladora. Sigue leyendo La maternidad y la falta de apoyos