Archivo de la categoría: Autismo

Autismo según San Hollywood

Ya podemos olvidarnos de los clásicos test para evaluar Autismo/Asperger: ADOS, M-CHAT… ¡a la basura!

¿Para qué vamos a estar invirtiendo dinero  y tiempo de estudio en capacitaciones, o en ir a profesionales capacitados, si todo el mundo tiene una licenciatura en Autismo, obtenida de las máximas autoridades de la industria televisiva? Todo esto, dicho con MUCHO —nunca está de más aclararlo— sarcasmo.

Aquí tenemos algunos ejemplos de los motivos por los cuales estos licenciados en opinología pueden llegar a desestimar la veracidad de que nosotros, o nuestros hijos, tengamos una condición dentro del espectro autista.

-No saber contar a primera vista, tal como lo hace Rain Man con los escarbadientes caídos. Bueno, para ser justos, eso no es del todo cierto, porque si los palillos caídos llegaran a ser cuatro, creo que podría contarlos a primera vista. Más que esa cantidad no me pidan… Sigue leyendo Autismo según San Hollywood

Guía para la escolarización de niños con autismo, en 9 «simples» pasos

Advertencia: La siguiente guía contiene altas dosis de sarcasmo y humor ácido. Manipular con cuidado,  su ingesta accidental podría causar un daño irreparable en uno o varios argumentos arcaicos y normalizadores.

sardinas

Paso 1–  Actualmente existen leyes que defienden el derecho de su hijo a ser escolarizado de manera inclusiva. Léalas y familiarícese con ellas, porque si la inclusión está contemplada por ley,  seguramente el camino esté allanado.

Paso 2–  Comuníquese las instituciones educativas de su zona, explique su situación y pida una vacante para su hijo. Podrá observar cómo, por arte de magia, las vacantes desaparecen y de un segundo para el otro les resulta imposible incluir a un niño más. Maravíllese: Ni el mismísimo David Copperfield tiene la capacidad de hacer desaparecer los objetos, como tenemos los padres de niños con autismo para desaparecer vacantes.

Sigue leyendo Guía para la escolarización de niños con autismo, en 9 «simples» pasos

Lo que el autismo me dio

fondo-de-rompecabezas-con-manchas-de-pintura_23-2147490684 No voy a decir que el autismo es un mundo mágico al que sólo unos felices elegidos y angelados pueden acceder.
Tampoco voy a decir que es algo que impida ser feliz, y mucho menos, que sea una desgracia.
Desde mi punto de vista y desde mi vivencia, el autismo es una forma de ser, y punto.
No nos puedo imaginar ni a mí ni a mi hijo siendo de otro modo, es parte de nuestra personalidad. Tiene sus dificultades: sí. Tiene sus desafíos: sí. Te sentís muchas veces incomprendido: requetesí. Pero el ser neurotípico no te asegura estar exento de todo eso.

Sigue leyendo Lo que el autismo me dio

Hablemos todos de autismo… ¡todos los que coincidan conmigo!

 

hablemos
Todos los 2 de Abril* llenamos nuestros muros con el lema «Hablemos de autismo», salimos abrazados a repartir globos, nos pintamos de azul y con pancartas y panfletos invitamos a todo el mundo a informarse. Pero pasa el día y no nos ponemos de acuerdo ni siquiera entre los que estamos en el «barco del autismo» sobre cómo debemos hablar sobre él. Pero… ¡paren las rotativas! ¿Es necesario que nos pongamos todos de acuerdo? ¿O acaso el que se siente más cómodo con determinado término para  referirse al Autismo, por no coincidir conmigo no sea necesariamente un ignorante, sino simplemente una persona diferente a mí y con sus propios conceptos? Sigue leyendo Hablemos todos de autismo… ¡todos los que coincidan conmigo!

Lo que el Autismo me dio

lo que el autismo me dio fotoNo voy a decir que el Espectro del Autismo es un mundo mágico al que solo unos felices elegidos-angelados pueden acceder.
Tampoco voy a decir que es algo que impida ser feliz, y mucho menos, una desgracia.
Desde mi punto de vista y desde mi vivencia, el Autismo es una forma de ser, y punto. Sigue leyendo Lo que el Autismo me dio

¿Vale hacer humor sobre el autismo?

personas riendoEstos días vi algo que no es ninguna novedad: varios chistes con respecto al autismo u otras condiciones, como por ejemplo, un monólogo humorístico dedicado a “los beneficios que trae aparejado tener a un hijo discapacitado”, o cuando a una persona que no lo es, se le dice en tono de burla, autista.
Alguno chistes tienen un claro contenido despectivo, aunque no es así en todos los casos. Entonces me puse a pensar: ¿está bien hacer este tipo de humor? Y aunque no sea ofensivo de manera directa ¿por qué ofende a tantas personas?
Sigue leyendo ¿Vale hacer humor sobre el autismo?

Personas con Autismo… ¿casi ángeles?

56c63a0429a4bAngelitos, niños cristal, niños índigo….
No se asusten, no tuve una conmoción cerebral y ahora me dedico a escribir sobre programas de Cris Morena, ni de golpe pasé de mi escepticismo extremo al misticismo.
Quería hablar de la idea de que las personas que se encuentran dentro del Espectro Autista son seres angelados, casi de otra dimensión.
Cuando se han referido a mi hijo, y todos los chicos que se encuentran en su condición, como “angelitos”, me he quedado muda, porque no me lo esperaba, pero realmente no me pareció acertado (muchos padres no coincidirán en esto).
Si se le pregunta a adultos Asperger si se sienten seres angelicales, seguramente la respuesta sea una carcajada. Sigue leyendo Personas con Autismo… ¿casi ángeles?

¿Que si me duele como es mi hijo? ¿Acaso debería dolerme tener al hijo más lindo, especial y perfecto del mundo?

madre e hijoExiste la creencia de que su una madre tiene un hijo con alguna condición que se sale de “lo esperable”, esa madre seguramente sienta dolor por la condición de su hijo. Pero, si esa condición es parte de sus características, ¿se puede sentir dolor por cómo es un hijo? ¿Acaso no sentimos todas las madres que nuestro hijos son los más hermosos del mundo?

Sigue leyendo ¿Que si me duele como es mi hijo? ¿Acaso debería dolerme tener al hijo más lindo, especial y perfecto del mundo?

Aceptame por lo que soy o seguí de largo, mi autismo no es proporcional al afecto que te tenga

aceptame por lo que soyAceptame por lo que soy o seguí de largo.

Entendelo: mi autismo no es proporcional al afecto que te tenga.

No me veas como una versión de mí mismo que necesita ser reparada,
porque entonces me estarías queriendo por lo que esperas que sea, y no por lo que soy.
 
No me mires como a alguien extraño sólo porque soy diferente a vos,
y mucho menos lo hagas pensando que soy alguien que necesita ser “recuperado” de ser sí mismo.
El autismo no es algo de lo que uno se “recupera”,
el autismo se vive, se es,
como se puede, como se quiere, como vivimos todos:
siendo nosotros mismos.
 
Comprende que mi saturación ante los estímulos sensoriales
no disminuirá solo por el hecho de querer complacerte,
y que mi capacidad de ser social no será proporcional a mi voluntad de serlo,
ni siquiera por las personas que quiero,
porque nadie puede cambiar su esencia por más amor que le tenga a los otros,
y porque se supone que si ese amor es recíproco,
esas personas no esperarían que su ser amado deje de ser quien es.
 
Te pido que cuando me veas, no solo veas mis dificultades,
sino que al reconocer mis capacidades entiendas que todo es parte de mi ser
y me quieras por ellas, y me quieras por todo.
Porque, no te confundas, no hay formas correctas de ser,
y todos podemos encontrar la manera de ser felices siendo del modo en que nacimos.
 
No me digas cómo debo llamarme ni nombrarme a mí mismo o a mi condición,
si debo decir que mi autismo es algo que “tengo” o que “soy”,
dejame que sea yo quien lo decida.
 
Y mucho menos evites nombrarlo,
porque entonces entendería cuán negativo te resulta,
y por ende, cuán negativa te resulta mi forma de ser.
Todo esto no quiere decir que no acepte que tengo dificultades.
En definitiva, ¿quién no las tiene?
 
Pero te pido que me aceptes por lo que soy, o sigas de largo.
Aunque, siendo sincero, realmente espero que entiendas lo que te estoy diciendo
y me aceptes por lo que soy,
y que me ayudes a transmitirle mi punto de vista a otras personas.
Eso no significa que espero que hables en representación mía,
sino que me ayudes dándome confianza
para seguir haciéndolo por mí mismo.
Porque realmente espero que me aceptes por lo que soy,
y que no sigas de largo, sino que me acompañes.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

 

Cómo ayudar a un niño con autismo en una crisis

Si un niño con autismo tiene una crisis:

niño tapandose oidos*Favorece para que solo se quede a consolarlo una persona, la que sea más cercana a él. Las personas se acercan con intención de ayudar, pero es probable que eso lo altere más aún (aunque se acerquen amorosamente) y se sienta acechado.

Permitile intimidad, que no se acerquen más personas; mientras más movimiento, voces y miradas, más nervioso se va a poner. A veces se ayuda más haciendo que los demás se retiren, que estando presente.

Sigue leyendo Cómo ayudar a un niño con autismo en una crisis