Test para medir su nivel de gilipollez hacia el autismo

El siguiente test está destinado a medir su nivel de gilipollez neto a la hora de abordar el tema del espectro del autismo, ya sea con algún familiar cercano, un amigo, o simplemente cuando opina sobre alguna noticia relacionada. Este fue desarrollado por los prestigiosos investigadores de la International Scientific Academy of Malisiuos Sarcastic Minds —vale, si sospecha que esto lo escribí en cinco minutos en el comedor de mi casa, está en lo cierto, pero no por eso es menos científico que otros test que andan circulando en Facebook—.

Test

A continuación se enumerará una serie de preguntas, y usted deberá seleccionar la que sea más acorde a su accionar. En cada ítem debe elegir solo una opción —vamos, que no hay que ser una lumbrera para saber cómo se completa un test—.

Si una persona cercana le dice que sospecha que su hijo tiene autismo, usted:

  1. supone que esta persona le está inventando dificultades inexistentes a su hijo;
  2. le aconseja que lo lleve a un profesional capacitado para evaluarlo;
  3. le dice que eso sería una bendición, porque todos los niños con autismo son angelitos;
  4. le regala una caja de bombones.

Si alguien le dice que él o su hijo son autistas, pero usted no ve características parecidas a las que vio en películas:

  1. le recomienda que consulte con otro profesional, porque seguramente le inventaron un diagnóstico para sacarle dinero;
  2. se interesa y le pide que le pase información al respecto;
  3. lo corrige diciéndole: «No se dice autista, se dice persona con autismo»
  4. lo invita a comer una pizza.

Si en la fila del supermercado ve a un niño de unos siete años —del cual no le consta que tenga autismo, ya que estos no llevan un cartel con luces de neón anunciando su diagnóstico— haciendo un berrinche descomunal, usted:

  1. se queja para sus adentros por la malcriadez de ese niño y de la inoperancia de sus padres;
  2. le pregunta a los padres si necesitan que se acerque alguien del personal para darles prioridad;
  3. piensa que con ciertos tratamientos experimentales con efectos no comprobados a largo plazo, ese niño podría curarse;
  4. se acerca a los integrantes de la familia y les reparte mantecoles.

Si su hijo en la escuela tiene un compañerito con autismo, usted:

  1. se indigna de la adaptaciones del entorno que deben hacer para incluirlo, y desea que lo envíen a otra escuela, tal vez una de educación especial;
  2. habla con su hijo al respecto y buscan información que los ayude a incluirlo;
  3. no quiere responder porque este test lo está indignando. Usted quiere que siempre que se hable de autismo, sea con una seriedad sepulcral y, si es posible, con un violín de fondo tocando la canción del programa La salud de nuestros hijos;
  4. le abona a la familia del nene una suscripción a Neflix.

Resultados

Si seleccionó la mayoría de las respuestas 1: usted cuenta con un nivel de gilipollez de una importancia sideral. Su insensibilidad ante el autismo solo es comparable con su ignorancia.

Si seleccionó la mayoría de las respuestas 2: cuando se trata de autismo, usted no cuenta con una sola gota de gilipollez; es una combinación de solidaridad, moderación y escucha receptiva. Podría decirse que es una especie de eslabón perdido de la empatía, difícil de encontrar y, probablemente… ¡inexistente!

Si seleccionó la mayoría de las respuestas 3: Usted es un cliché viviente. Si bien su nivel de gilipollez es más moderado que en el caso 1, tal vez este sea de una clase más peligrosa, ya que es de los que se creen portadores de la voz de la razón y salen a manifestar sus opiniones sobre lo que necesitan las personas con autismo, sin nunca haber hablado —y sobre todo, escuchado— qué es lo que la propia comunidad de adultos con autismo tiene para decir al respecto.

Si seleccionó la mayoría de las respuestas 4: Su nivel de gilipollez no es cuantificable, ya que sus acciones no favorecen ni desfavorecen la condición actual del autismo en la sociedad. Usted suplanta su falta de información por regalos placenteros, y considera que todo se soluciona con comida rica, chocolates, acceso a series ilimitadas y otros presentes superfic… ¡Qué más da! En el mundo, a diario, personas con criterios muy bien argumentados son las que incrementan la brecha que dificulta la inclusión. Así que ¡traiga esos bombones para acá, que su no-criterio chocolatoso será más que bienvenido!

Anuncios

Un comentario en “Test para medir su nivel de gilipollez hacia el autismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s