Archivos Mensuales: octubre 2016

Motivos por los cuales dejaría llorar a mi hijo

dejaria-llorarEsta es la lista de los únicos motivos por los cuales dejaría llorando a mi hijo:
-Si no estuviera con él como para consolarlo. Pero esto no me preocupa, porque él sólo se quedaría con personas que no lo dejarían llorar.
-Si estuviera desmayada o inconsciente. Aunque creo que si lo escuchara llorar, me levantaría cual final de Terminator e iría arrastrándome a consolarlo.
-Si alguien me tuviera secuestrada y me mantuviera atada y amordazada. Sin embargo, me veo a mi misma transformándome tipo “Steiner el Magnífico” (personaje de la serie Monster, que hace alusión a Hulk, pero éste es mil veces más interesante), ajusticiando a los malos en cuestión de segundos y yendo a socorrer a mi hijo.
Sigue leyendo Motivos por los cuales dejaría llorar a mi hijo

Guía para la escolarización de niños con autismo, en 9 «simples» pasos:

Advertencia: La siguiente guía contiene altas dosis de sarcasmo y humor ácido. Manipular con cuidado,  su ingesta accidental podría causar un daño irreparable en uno o varios argumentos arcaicos y normalizadores.

sardinas

Paso 1–  Actualmente existen leyes que defienden el derecho de su hijo a ser escolarizado de manera inclusiva. Léalas y familiarícese con ellas, porque si la inclusión está contemplada por ley,  seguramente el camino esté allanado.

Paso 2–  Comuníquese las instituciones educativas de su zona, explique su situación y pida una vacante para su hijo. Podrá observar cómo, por arte de magia, las vacantes desaparecen y de un segundo para el otro les resulta imposible incluir a un niño más. Maravíllese: Ni el mismísimo David Copperfield tiene la capacidad de hacer desaparecer los objetos, como tenemos los padres de niños con autismo para desaparecer vacantes.

Sigue leyendo Guía para la escolarización de niños con autismo, en 9 «simples» pasos:

¿Quien sostiene a los padres que sostienen?

Luego de pasar tres días* con nuestro hijo llorando, gritando y mordiéndose de la mañana a la noche, turnándonos con mi marido para contenerlo e inútilmente tratar de distraerlo, me encuentro preguntándome:¿Quién sostiene a los padres que sostienen?
Me lo pregunto, como un deseo, porque sé muy bien la respuesta. Por duro que parezca, la respuesta es: NADIE.
Suena chocante, y tal vez desde afuera sea difícil de entender el porqué de ese sentimiento. Pero la realidad es que, cuando nuestro hijo pasa días llorando, o pasa días sin dormir (por lo tanto, nosotros tampoco dormimos), o el mundo es un campo minado de alérgenos que podrían afectar su salud y que para el resto las personas son invisibles (pero que para nosotros no pueden serlo, los vemos constantemente, porque si no lo hacemos, él terminaría expuesto a algo que afectaría su salud), en todas esas situaciones, los padres estamos solos.
Sigue leyendo ¿Quien sostiene a los padres que sostienen?