Archivos Mensuales: agosto 2016

El monstruo que devoraba miedo

monsterTodavía recuerdo, como si fuera ayer, el día que enfrenté físicamente a mi papá, por primera vez. Él estaba levantando la mano para pegarle a mi mamá, y yo no sé de donde saqué coraje, y por primera vez le sostuve el brazo y le dije:

—No te voy a permitir que le pegues.

Recuerdo la sensación del corazón latiendo tan fuerte, que parecía que me iba a salir expulsado por la boca. También recuerdo que, con diecisiete años, me hice pis encima, cosa que él no notó. 

Mi papá se alimentaba de nuestro miedo. Mientras más miedo le teníamos, más grande se hacía su poder. Yo lo veía como una especie de monstruo de boca enorme, que engullía nuestro temor de un solo bocado, para crecer más y más, hasta volverse enorme. Y yo me sentía pequeña, insignificante, capaz de ser devorada por esa bestia que amenazaba constantemente con hacerlo, y reducir mi existencia a la nada.  Sigue leyendo El monstruo que devoraba miedo

Anuncios

Guía práctica para madres de niños con alergias alimentarias: Reuniones sociales… ¡con humor!

A continuación enumeraremos unos breves y simples pasos que pueden ayudarla en la organización y abordaje de los eventos sociales, más puntualmente de cumpleaños familiares, que sabemos  —como es costumbre en nuestra cultura— estarán atiborrados  de alimentos peligrosos para la salud de su hijo.tupper

Paso 1: No tiene porqué preocuparse. Seguramente con un poco de estrategia, ayuda y buena voluntad de quienes lo rodean, usted y su hijo puedan disfrutar de la fiesta.

Paso 2: Explique al niño que asistirán a un cumpleaños, para el que le preparará alimentos que él pueda disfrutar sin que le hagan mal.

Paso 3: Ante su la habitual pregunta  de si él en la fiesta  podrá comer la torta, explíquele que si bien eso no será posible,  usted está preparando algo igual de bonito y rico, para que él pueda llevar. Sigue leyendo Guía práctica para madres de niños con alergias alimentarias: Reuniones sociales… ¡con humor!

Diagnóstico: «asperger», el Arca perdida de los no-diagnosticados

indiana-jones-y-los-cazadores-del-arca-perdida
Escena de la película “Indiana Jones en  busca del Arca Perdida”

El intrépido Indiana Jones se adentra en la peligrosa jungla social, que no da tregua a quienes como él son forasteros en la tierra de las convenciones sociales. Intenta descifrar los confusos mapas de sus gestos y dobles sentidos, pero no lo logra y no encuentra guías que lo acompañen en su búsqueda. Se enfrenta al despiadado bullying, sortea las trampas que le tienden su implacables desórdenes sensoriales. Huye de su gigantesca ansiedad que lo persigue y amenaza con aplastar todo a su paso, y que lo expulsa cada vez más y más afuera de todo contacto social, para terminar replegándose cada vez más y más adentro de sí mismo. Pero… ¡a no perder las esperanzas que el filme continúa! Nuestro héroe desea continuar con su aventura, en busca de la respuesta que le dé sentido a toda esta travesía, su Arca perdida, su diagnóstico. Y allí es cuando se topa con un majestuoso profesional de la salud que le explica que lo importante no es saber si realmente existe un Arca Perdida y en donde se localiza, sino que lo verdaderamente importante, es que Indiana encuentre dentro suyo el porqué de su búsqueda y de su necesidad de encontrar respuesta que lo terminará «etiquetando». Así que la siguiente hora y media de película se tratará del interesante viaje al inconsciente de Indy. Fin de la película. Y… ¡fin de la carrera de Steven Spielberg! Sigue leyendo Diagnóstico: «asperger», el Arca perdida de los no-diagnosticados

Mis 10 pasos para no reincidir en la “primericez” de ser primeriza

Hola, soy “Mamá Primeriza”, llevo 1880 días siéndolo, y como una ayuda para mí misma, para cuando la vida me de una segunda oportunidad de ser madre, fue que me escribí estos diez pasos para no reincidir en mi propia “primericez” :
1- Eso del amor a primera vista y el instinto desde el minuto cero, es algo que siempre le pasa a las demás. Yo voy a estar muerta de miedo preguntándome si estaré a la altura de ser la madre que ese bebé necesita y dudando si seré capaz de interpretar todas sus necesidades. Calma: es una persona nueva en mi vida, lo iré conociendo de a poco, y el instinto irá brotando a medida que nos conectemos, día a día, minuto a minuto.
Sigue leyendo Mis 10 pasos para no reincidir en la “primericez” de ser primeriza

No sientas tanto mamita

no sientas tantoNo sientas tanto «mamita», como te dicen  paternalmente los que te quieren pequeñita y adoctrinada, porque tus sentimientos te conectarán con tu instinto.

No te dejes llevar por tu corazón, no vaya a ser que entonces descubras que vos, al igual que las lobas, también sos una mamífera.

No cargues tanto a tu bebé en brazos, porque terminará acostumbrándose a ellos, y es peligroso andar por la vida sintiéndose querido.

No lo lleves a tu cama, porque debe «aprender» a dormir, aunque se sienta solo y desprotegido.

No le des de mamar cuando llore, debes ponerle horarios. Vivimos en una sociedad moderna que nos exige que desde bebés aprendamos a tener hambre, solo cuando el reloj lo autorice.

No hagas lo que sientas que te deja en paz con vos misma y con tu bebé, debes hacer lo que te dice el pediatra que habla en un canal de televisión.

Dejalo llorar, implementa el tiempo fuera, como recomienda ese libro que tantas ventas tiene. Si lo consolas, es probable que sienta que puede contar con su mamá, y que él también termine conectándose con sus sentimientos. Es cierto, ellos ya están conectados, son cien por ciento sentimiento. Por eso hay que, poco a poco, hacer el trabajo de hormiga de erradicárselos, uno a uno, a base de restricciones.

No sientas tanto mamá. Sé como el reloj que te marca cuando alimentarlo, como el televisor que te dice cuando cargarlo en brazos y el libro que te dice cuanto amor darle. Ellos no tienen sentimientos.

O no. Sé como sientas ser, y siente cuanto quieras sentir, porque puede que al final de todo descubras que en tu naturaleza está el ser mamífera. Y que lo único que debías escuchar, era a tu propio instinto, y que lo único que debías ver, eran los sabios ojos de tu cría.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Un familiar fue diagnosticado asperger y no lo creo, ¿qué le digo?

diagnosticoQuerido lector, voy a contarle un secreto: soy una persona formalmente diagnosticada de asperger. Luego de esta confesión, usted tal vez pueda imaginarme escribiendo en mi notebook mientras me hamaco compulsivamente en la silla del solitario comedor de mi solitario departamento, de mi solitaria vida. Pero… ¡nada más alejado de la verdad! Le estoy escribiendo —sí, a usted— mientras juego con mi hijo y esperamos que llegue la hora en la que vuelve su papá del trabajo, para conversar sobre cómo fue nuestro día. Lo único real del relato imaginario era la notebook. Sigue leyendo Un familiar fue diagnosticado asperger y no lo creo, ¿qué le digo?

Lo que el Autismo me dio

lo que el autismo me dio fotoNo voy a decir que el Espectro del Autismo es un mundo mágico al que solo unos felices elegidos-angelados pueden acceder.
Tampoco voy a decir que es algo que impida ser feliz, y mucho menos, una desgracia.
Desde mi punto de vista y desde mi vivencia, el Autismo es una forma de ser, y punto. Sigue leyendo Lo que el Autismo me dio