Archivos Mensuales: julio 2016

¡Cuidado con la secta de la chancleta!

chancletazo De cuando era chica recuerdo el temor profundo de cometer algún error, o romper algo sin querer, porque sabía lo seguramente vendría después: la represalia física.
Algunos más, otros menos, la mayoría de los que tenemos cierta edad, nos criamos con golpes como respuesta a nuestros errores.
Muchos dicen: -a mí me criaron así, y salí bien-. Primero, que uno no es objetivo para decir si salió bien o no, eso debería evaluarlo otra persona. Y segundo, en caso de haber salido bien, no sería “gracias a los golpes”, sino “a pesar de los golpes”.
Sigue leyendo ¡Cuidado con la secta de la chancleta!

Anuncios

Alergias alimentarias- Pautas básicas PDF

alergenosLes dejo el siguiente PDF sobre alergias alimentarias, sus cuidados y pautas básicas. Sólo tienen que clickear sobre las palabras color rosa para descargarlo: Alergias_Alimentarias-_Pautas_basicas

Los textos son de mi autoría y están registrados, pero autorizo su difusión y descarga (no su comercialización) mencionando la fuente, para que las familias puedan a acceder a información detallada y explicada de manera simple.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

¿Vale hacer humor sobre el autismo?

personas riendoEstos días vi algo que no es ninguna novedad: varios chistes con respecto al autismo u otras condiciones, como por ejemplo, un monólogo humorístico dedicado a “los beneficios que trae aparejado tener a un hijo discapacitado”, o cuando a una persona que no lo es, se le dice en tono de burla, autista.
Alguno chistes tienen un claro contenido despectivo, aunque no es así en todos los casos. Entonces me puse a pensar: ¿está bien hacer este tipo de humor? Y aunque no sea ofensivo de manera directa ¿por qué ofende a tantas personas?
Sigue leyendo ¿Vale hacer humor sobre el autismo?

El puerperio y el derrumbe de las fantasías

mamá y bebé Quería escribir sobre puerperio, y de repente, sentí que no sabía nada al respecto, a pesar de haber pasado por uno.
Definitivamente, no conozco ese puerperio idílico de los anuncios, esos en los que se ve una mamá feliz y radiante, conectada con un invisible pero potente instinto, de esos que pueden sentirse flotando en el ambiente.
El instinto… otro concepto tan subjetivo. Los primeros días de tener a mi bebé en brazos, me preguntaba a donde estaba mi instinto, creía que era algo que nacía junto al hijo, como si en el mismo momento en que una pare un bebé, a su vez pare su instinto maternal. Y si así era (que, por lo que siempre había leído y escuchado, TENÍA que ser así), yo era una madre fallada. Una verdadera atrocidad de madre, que alimentaba a su hijo, lo dormía, lo arrullaba, pero ante el llanto constante no sabía qué le pasaba, probando desesperadamente todo como tanteando a ciegas y sin encontrar respuesta adentro suyo, porque se supone que la respuesta está ahí: en una misma, en SU INSTINTO.  Sigue leyendo El puerperio y el derrumbe de las fantasías

Personas con Autismo… ¿casi ángeles?

56c63a0429a4bAngelitos, niños cristal, niños índigo….
No se asusten, no tuve una conmoción cerebral y ahora me dedico a escribir sobre programas de Cris Morena, ni de golpe pasé de mi escepticismo extremo al misticismo.
Quería hablar de la idea de que las personas que se encuentran dentro del Espectro Autista son seres angelados, casi de otra dimensión.
Cuando se han referido a mi hijo, y todos los chicos que se encuentran en su condición, como “angelitos”, me he quedado muda, porque no me lo esperaba, pero realmente no me pareció acertado (muchos padres no coincidirán en esto).
Si se le pregunta a adultos Asperger si se sienten seres angelicales, seguramente la respuesta sea una carcajada. Sigue leyendo Personas con Autismo… ¿casi ángeles?

La terrible vergüenza de ser madre de tiempo completo… ¡y para colmo disfrutarlo!

mujer juzgadaCuando una mujer a “cierta edad” no tiene hijos, se la presiona con preguntas de por qué todavía no es madre (dando por hecho que ese es el objetivo principal de toda mujer, su razón de ser). Pero cuando se tiene hijos y se lo disfruta al punto de no interesarte hacer, por el momento, otra cosa, ahí todos se escandalizan.
Resulta que la maternidad debe ser el objetivo de nuestra vida, ¡pero nada de disfrutarlo tanto como para que queramos dedicarle todo nuestro tiempo, eh!
Sigue leyendo La terrible vergüenza de ser madre de tiempo completo… ¡y para colmo disfrutarlo!

Cómo es ser asperger, desde mi punto de vista

lapicera en mano

¿Cómo se vive el asperger? La pregunta me llegó en estos días desde diferentes lugares…

No podría dar una definición que identifique a todos los asperger, solo puedo interpretar cómo yo lo vivo, así como a un neurotípico (NT) seguramente no se sienta identificado  con la personalidad de su vecino NT, o su compañero de oficina también NT.

Ser asperger para mí significa no encajar en cualquier grupo social. Esto, en la infancia, fue difícil; pero de adulta he logrado encontrar un perfil de personalidad que va conmigo, un selecto grupo social con el que comparto intereses e ideologías y he entablado pocas pero profundas amistades.

Es sentir que hay muchas convencionalidades sociales que siento ridículas. Perdón si no tengo la actitud esperada, la de intentar comprenderlas  y amoldarme a ellas… Simplemente, porque su uso esté consensuado socialmente, no significa que deba dejar de ver que para mí no tienen sentido.

Es sentir ansiedad por tener que  hablar con alguien que no sea de mi entorno cercano —aunque sea por un tema menor… con más razón aún— y postergarlo a más no poder.

Es evitar situaciones que me desafíen sensorialmente. Aunque no siempre haya tenido conciencia de mi hipersensibilidad sensorial y solo supiera que ciertas situaciones —las sociales, las ruidosas— me daban migrañas y necesitaba aislarme.

Es tener un umbral más bajo que el resto de las personas para captar el lenguaje no verbal, no haberme dado cuenta de ello y  por ese motivo haber evitado siempre relaciones que me resulten confusas.

Es no saber tener coversación social y no estar interesada en aprender. Es difícil estar interesado en aprender algo a lo que no se le ve el sentido. Aunque, si alguien que me interesa mucho me demandara hablar de temas que no son los de mi interés, es sentir mucha ansiedad en el intento de seguirle la conversación para complacerlo… es como no saber nadar e intentar hacerlo en el mar. El resultado termina siendo una conversación que se asemeja más  a manotazos de ahogado, que una charla grata.

Por ese motivo, es también huir de las charlas de supermercado e inclusive de los chats con amigos, como quien le huye de la peste.

Es pasar mucho tiempo al día aparentemente inactiva, pero con la cabeza a mil revoluciones por minuto. A veces esto puede hacerse extensivo a la noche.

Es que todos se rían de un chiste y para cuando termino de hacer mis múltiples hipótesis sobre su significado y logro entenderlo, igual no le encuentre la gracia.

Es que algunos conocimientos me lleguen por conclusión, sintiéndolos cómo obviedades, cuando esos mismos conocimientos a otras personas les lleven mucho tiempo de estudios formales o inclusive ni capacitándose en el tema logren llegar a conclusiones propias de ese estilo.

Es tener un pésimo sentido de orientación en el espacio y el tiempo.

Es que, a pesar de que los demás sientan que soy demasiado directa, yo crea que el problema es que los demás son demasiado complicados con ciertas reglas y con su alto umbral de sensibilidad ante la sinceridad. Y por ese motivo, es también que  los demás compartan imágenes en las que  Sheldon Cooper dice que llega tarde a una reunión porque no tenía ganas de ir —y que les llame la atención su sinceridad— cuando para mi es de lo más normal decir en el trabajo que no me reúno con ellos porque no me interesa.

Es haber sido siempre muy racional. Y es, gracias a esa racionalidad, haber tenido siempre las ideas muy claras, lo cual creo que también es percibido así por mi entorno. Aunque, admito, con convicciones muy polarizadas.

Es ser «normal» —lo que sea que eso signifique—, aunque con algunas particularidades… lo cual contradice la creencia de que  la persona con asperger es alguien total y llamativamente diferente al resto de los mortales.

Es no sentir conexión afectiva a ciertas personas solo por el hecho de compartir lazos de sangre, y no comprender por qué otras personas sí los tienen, lo cual me permite no arrastrar relaciones tóxicas con otras personas por más compatibilidad genética que tenga. Y además, en contrapartida de esto, es también establecer relaciones por convicción, sin ningún tipo de compromiso que me obligue a sentir afecto o estar al lado de alguien más que el propio deseo de hacerlo.

Es poder hacer las cosas que realmente quiero hacer, a mi manera.

Es haber encontrado una persona que me quiera como soy y a la que quiero tal cual es, y gracias a eso haber podido formar una familia.

Entonces, ¿qué es ser asperger para mí? Es una parte de mi forma de ser, ni más ni menos.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Bullying-Landia, mi paseo habitual de la infancia

escuelaLa escuela primaria a la que fui era Bullying-Landia, el paraíso de bullying. No era ese acoso de violencia física ni de golpes. No, era ese acoso cotidiano, el de trabajo de hormiga, el que día a día te dice que no sos merecedor de amistades, de reconocimiento, de ser uno de ellos, para ser vos aparte. Y los adultos miraban hacia el costado… ¡Si hasta lo fomentaban! Claro, de manera inconsciente. Sigue leyendo Bullying-Landia, mi paseo habitual de la infancia