Criando con apego, en nuestra perfecta imperfección

10417437_470295593121603_1346406394984540780_n
Pintura: Leandro Lamas

Debería considerarme al peor madre del mundo, si entendiera la crianza como una serie de pasos a seguir, sin variantes, sin adaptación a las diferentes realidades.
Sentiría culpa porque mi hijo nació por cesárea de urgencia, por tener obstrucción total de cordón, y le “quité” la posibilidad del parto natural, aunque esa intervención le salvó la vida.
Culpa porque en vez de hacer colecho, por su reflujo severo y sus dolores intestinales necesitó dormir en el huevito del auto, arrodillado panza para abajo hecho un bollito, y con un almohadoncito en la panza. Aunque estuviera horas calmándolo y tratando de dormirlo en brazos, y en sus despertares nocturnos cada 15 minutos siempre estuviera para contenerlo.

Culpa porque al mes tuvimos que operarlo, aunque algún libro de crianza con apego diga que las enfermedades de los bebés son la sombra del pasado de la madre, y que en vez de intervenir al bebé la madre debe resolver su pasado. Aunque esa operación era de urgencia, y sin ella no hubiera vivido.
Culpa porque casi no pude amamantarlo, lo cual es un regalo maravilloso para casi todos los hijos, pero en su caso, que no tolera casi ninguna proteína, rechazaba el pecho y por más dieta que hiciera yo, él iba a seguir rechazando las proteínas de lo que yo comiera.
Culpa porque los chicos deben jugar con la comida, enchastrarse, comer en pedacitos. Y mi hijo, con sus desórdenes sensoriales relacionados al Espectro Autista, rechaza el contacto con la comida, vomita si siente texturas. Debería sentirme culpable por no hacer lo que dice un libro, aunque ese “no hacer”, es en definitiva, hacer lo que él necesita.
La lista podría ser interminable. Y no es que esté en desacuerdo con esos conceptos, para nada, me encantan. Los leo y aprendo sobre la naturaleza de los mamíferos, pero siempre me pregunté qué pasaba con las “otras maternidades”, las que no son perfectas. Sentía que necesitaba un libro que hablara al respecto, y como no encontré, decidí escribirlo, pero no ya para hablar de maternidades ideales, sino de maternidades reales, vividas.
Pero tengo que admitir: hoy no siento NADA de culpa. Si yo me sintiera culpable y triste por cada situación que no es perfecta, no dejaría espacio para encontrar lo hermoso dentro de lo que nos toca vivir, no dejaría espacio para la alegría. Y esa sería la verdadera pérdida: no criar a mi hijo con alegría.
Mi hijo hoy tiene cuatro años, y lo veo y sé que él siente todo el amor que puse en cada situación, cada vez que lo sostuve y contuve. Hoy me abraza, me mira a los ojos, y me pide atención constante, y sé que se siente amado y respetado.
Entonces, la fórmula para criar con amor y respeto, no puede estar basada en el texto de un libro, debe estar basada en mirar a tu hijo y tratar de hacer siempre lo mejor para él, como niño particular y único, y sabiendo que tu instinto se encuentra adentro tuyo, no en un puñado de palabras. Y en convencerse que ambos merecen y deben ser felices, dentro de su perfecta imperfección.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Anuncios

7 comentarios en “Criando con apego, en nuestra perfecta imperfección

  1. Hola… Me ha encantado tu escrito y en especial una frase hermosa… me gustaría poder colocarla en un cartel reconociendo desde luego tu autoría. Es esta: “la fórmula para criar con amor y respeto, no puede estar basada en el texto de un libro, debe estar basada en mirar a tu hijo y tratar de hacer siempre lo mejor para él, como niño particular y único, y sabiendo que tu instinto se encuentra adentro tuyo, no en un puñado de palabras. Y en convencerse que ambos merecen y deben ser felices, dentro de su perfecta imperfección” Un abrazo y sigue escribiendo tan bonito.

    Le gusta a 1 persona

  2. Tu escribes con palabra bonitas, el sentimento y las sensaziones de muchas madres.Aunque soy española ,vivo en Roma y el otro dia me gustó tanto un post tuyo,que lo traduje en italiano y lo puse en un grupo de Facebook de padres con hijos autistas y gustó mucho)☺Tengo una preciosa chica de 16 años autista,se llama Giulia.

    Le gusta a 1 persona

  3. Me emocionó el leerlo, tengo 3 maternidades a cuestas, con tea’s incluidas, y cada una de ellas ha sido un universo distinto.
    Los consejos de libros, familiares, amigos se agradecen, muchos sirven, sin embargo, el mayor consejo viene, en la mayoría de los casos, del interior 🙂

    Gracias por escribir y por abrir espacios! 🌷

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s