Ni patológica, ni incorrecta: NEURODIVERSA

MARIPOSAS.jpgHace un tiempo escribí una nota sobre las dificultades de la teoría de la mente, en un momento en que todavía estaba empezando a reconocerme como neurodiversa, y en ésta nota relato una situación en la que me había “dado de lleno” contra la gran pared que representaba, en ese momento, la dificultad con la teoría de la mente.

Lo bueno de los procesos, es que nos permiten crecer, avanzar.

En éste recorrido pasé por cuestionarme mis propias dificultades, y pasé por cuestionar las dificultades de los demás, de los que se supone que no las tienen  (como pasa con la dificultad para tener un diálogo directo, que al ser algo que le pasa a la mayoría de las personas, en vez de ser considerado dificultad, es considerado “normalidad”).

Ya “me” y “los” cuestioné, y terminé convencida de que los cuestionamientos, ya sea los que ejerce la sociedad hacia el diferente, o el que intenta ejercer el diferente como defensa, sean el camino. Son las dos caras de la misma moneda.

Hoy siento que las limitaciones no existen solo por el hecho de ser diverso. No, las limitaciones surgen cuando esas diferencias no son aceptadas, ya sea por uno mismo, o por el entorno.

Algunas personas tienen la capacidad de captar mejor los gestos y el lenguaje no verbal, otras personas tendrán mayor capacidad para ser directas, hablar sin rodeos. Y ambos modos deberían ser igualmente aceptados.

En éste momento estoy convencida de que se patologiza injustamente todo lo que se sale de la regla, sin siquiera considerar qué es lo que tiene para aportar ese punto de vista diferente. Y ahí es cuando surgen las verdaderas situaciones limitantes: de la condena social, la de la falta de oportunidades. ¿Cómo puede alguien demostrar lo que puede hacer y lograr desde su modo de ser particular, si no se le da la oportunidad ni el espacio para demostrarlo?

Hoy no siento que haya un modo correcto de ser. O si, más bien, hoy siento que el único modo correcto de ser, es ser uno mismo.

Que esto sea posible, solo depende de querer aprender. Pero no ya aprender a ser como el otro, sino de aprender a comprenderlo y comprenderse.

Eso es lo que quiero para mí, es lo que quiero para los demás, pero por sobre todo, eso es lo que quiero para mi hijo. Sólo es cuestión de intentarlo.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Anuncios

2 comentarios en “Ni patológica, ni incorrecta: NEURODIVERSA

    1. Luisa, es muy difícil tu pregunta. El hecho de que una persona sea feliz depende de muchas cosas, de muchas personas, del entorno, no solo de lo que hace otra persona. Pero, yendo a lo que pueda estar al alcance de tu mano, todos necesitamos ser aceptados, escuchados, comprendidos… y las personas con Asperger no estamos justamente rodeados de personas que os entiendan, al contrario. Luego, no sé si estoy generalizando sobre algo que me pasa a mi personalmente, pero creo que tenemos intereses simples… relaciones estables, transparentes, una vida tranquila. Es muy amplia tu pregunta, espero haberte ayudado aunque sea un poco.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s