Archivos Mensuales: mayo 2016

Criando con apego, en nuestra perfecta imperfección

10417437_470295593121603_1346406394984540780_n
Pintura: Leandro Lamas

Debería considerarme al peor madre del mundo, si entendiera la crianza como una serie de pasos a seguir, sin variantes, sin adaptación a las diferentes realidades.
Sentiría culpa porque mi hijo nació por cesárea de urgencia, por tener obstrucción total de cordón, y le “quité” la posibilidad del parto natural, aunque esa intervención le salvó la vida.
Culpa porque en vez de hacer colecho, por su reflujo severo y sus dolores intestinales necesitó dormir en el huevito del auto, arrodillado panza para abajo hecho un bollito, y con un almohadoncito en la panza. Aunque estuviera horas calmándolo y tratando de dormirlo en brazos, y en sus despertares nocturnos cada 15 minutos siempre estuviera para contenerlo.
Sigue leyendo Criando con apego, en nuestra perfecta imperfección

Anuncios

Ni patológica, ni incorrecta: NEURODIVERSA

MARIPOSAS.jpgHace un tiempo escribí una nota sobre las dificultades de la teoría de la mente, en un momento en que todavía estaba empezando a reconocerme como neurodiversa, y en ésta nota relato una situación en la que me había “dado de lleno” contra la gran pared que representaba, en ese momento, la dificultad con la teoría de la mente.

Lo bueno de los procesos, es que nos permiten crecer, avanzar.

En éste recorrido pasé por cuestionarme mis propias dificultades, y pasé por cuestionar las dificultades de los demás, de los que se supone que no las tienen  (como pasa con la dificultad para tener un diálogo directo, que al ser algo que le pasa a la mayoría de las personas, en vez de ser considerado dificultad, es considerado “normalidad”). Sigue leyendo Ni patológica, ni incorrecta: NEURODIVERSA

Las alergias alimentarias y la insoportable terquedad del ser

Screen-Shot-2013-10-27-at-8.17.12-PM Yo no pido que las personas aprendan al detalle cuales son todos los cuidados que hay que tener con mi hijo con alergias alimentarias, como necesariamente tengo que hacerlo yo. Con que me hagan caso cuando se los explico, y lo hagan confiando en mi criterio, me alcanza.
Yo no pido que aprendan como se cocina sin contaminación, ni mucho menos que le cocinen. Con que entiendan que los cuidados que tengo son por su bien, y no le contaminen la comida, me alcanza.
Yo no pido que pasen años investigando cuanta información exista al respecto, ni que aprendan a leer una endoscopía, como lo hice yo. Con sentir que cuando les explico hacen el intento de entender, en vez de asentir todo sin la más mínima intención de realmente comprender algo, me alcanza.
Sigue leyendo Las alergias alimentarias y la insoportable terquedad del ser

Autismo, adolescencia y sexualidades: Entrevista a Silvina Peirano, especialista sexualidad y diversidad funcional.

mural

Por Maternidad Atípica.

Pablo quiere tener novia, pero aún no lo consigue y no sabe porqué las chicas de su edad no le corresponden.    

Tamara tiene 12 años, y le gusta un chico de su escuela. Para demostrarle su interés le escribe cartas que son catalogadas por sus allegados como inapropiadas, aunque ella no lo ve así.

Mariano nunca tuvo demasiado interés en socializar. Pero ahora, llegando a sus 15 años, está tan interesado en relacionarse con chicas que valientemente se enfrenta a todos sus desafíos, aunque no entiende del todo las convencionalidades en el arte de  encarar chicas y su sentido, si es que realmente lo tienen*.

Los tres tienen algo en común: son jóvenes, viven los mismos cambios hormonales de cualquier chico de su edad, y tienen Trastorno del Espectro Autista (TEA). Y además deben luchar para “encajar” en un contexto social que muchas veces no comprenden, ¿o es el contexto social el que no los comprende a ellos? Sigue leyendo Autismo, adolescencia y sexualidades: Entrevista a Silvina Peirano, especialista sexualidad y diversidad funcional.

Lo bueno y lo malo de que te diagnostiquen asperger en la edad adulta

mujer_lista_compra

Ser diagnosticado como asperger ya estando en la edad adulta, trae aparejado un proceso de re-significación de la vida de una persona, que para esas instancias seguramente ya está bastante organizada.

Este listado sobre lo bueno y lo malo no intenta ser un análisis profundo de la realidad psicológica de un grupo de personas que es amplio y diverso inclusive entre sí, es tan solo acercamiento informal, de entre casa, a esa realidad que se va a ver afectada por ese nuevo diagnóstico. ¿Hasta qué punto se verá afectada? Eso dependerá de cada persona y de las respuestas que esa misma persona les vaya asignando a los interrogantes que se realizó durante toda su vida.

Por un momento  supongamos —y, de ser necesario, utilicemos la imaginación— que esa persona es usted.

Lo bueno

  • Es probable que si tenés asperger, hayas pasado toda tu vida buscando explicaciones a tu forma de ser peculiar y a tus dificultades y habilidades fuera de lo común. Así que: ¡he ahí, la respuesta a todo!
  • Seguro siempre sentiste que los demás te veían como una persona maniática, ya sea porque te molestaban los olores, por los ruidos, por si hay mucha gente, por si te tocan… Cuando todas esas «manías» —que no lo son— no tienen explicación, las personas suelen pensar que solo sos un malhumorado. Así que ahora ya sabes que no eran manías, sino el resultado de una percepción sensorial diferente, que ante algunos estímulos es altamente sensible. Si te tomas el tiempo de explicarlo, los demás seguro lo entenderán.
  • Podés aprender cosas nuevas y muy útiles sobre tu condición, y sobre vos mismo. Por ejemplo, al entender que muchas de las dificultades podían provenir de un déficit en la función ejecutiva, se pueden crear estrategias. También el conocimiento de las personas que te rodean sobre este tema, puede hacer que comprendan que a veces necesitas organizar la información de manera diferente para entenderla, y que no es falta de voluntad ni desinterés.
  • Tener una mente asperger es una puerta abierta a hacer una actividad que puede resultar ampliamente placentera, pero desde un modo  de pensar peculiar, propio, y con una capacidad de dedicación y de abstracción que no cualquiera puede lograr. Ahora que lo sabés de manera más consciente, podés aprovechar esa capacidad a full.
  • ¡Disfrutar de los placeres asperger más abiertamente! Porque, entre nosotros, digamos la verdad: algunas peculiaridades son totalmente disfrutables, como el darse cuenta detalles que otros pasan por alto, tener la capacidad de enfocarte en algo como si te sumergieras completamente en un pensamiento que abarca lo todo, el divertirse con juegos de palabras e inclusive, si se tiene sentido del humor, con la literalidad.
  • La aceptación. Esta es la gran, GRAN ventaja que hay que lograr con la llegada del diagnóstico: la aceptación propia y del entorno.

Lo malo

  • Descubrir que en muchas habilidades sociales que creías «tenerla atada»,  no la tenías tan clara. Por ejemplo: te crees que desde hace unos años sos el «campeón de mirar a los ojos», y descubrís que en realidad haces la típica aspie, de mirar unos segundos y luego mirar a otro lado. Entonces, algo que antes ni habías notado, ahora recurrentemente se te viene a la cabeza mientras conversas con otra persona, y tras que es complicado seguirla en lo que te dice y mirarla, ahora sumamos el pensamiento recurrente de: «¿Se dará cuenta que le estoy esquivando la mirada?». Y seguramente la respuesta sea no, pero no podés evitar pensarlo, ahora que vos mismo lo notaste.
  • Descubrís que no es que los demás se expresen de manera confusa, no es el resto del mundo el que está mal: es que hay gestos que aparentemente no estás percibiendo. Sí, al parecer los demás dicen mucho más de lo que están diciendo con sus palabras, y vos antes eso ni lo sabías. Pero esta es una mala a medias, porque en realidad es una oportunidad para darse cuenta de que se necesita crear estrategias para suplantar la información que se pasa por debajo de ese radar de información no-verbal.
  • Descubrir tu falta de empatía típica —porque una persona con asperger tiene una alta dosis de empatía atípica, la cual es hora de que también empiece a ser reconocida como tal— hacia personas cercanas que querés. Darte cuenta que tal vez pasaste por alto en algunas ocasiones sus necesidades afectivas, porque no las entendías. Y ahí está el desafío: empezar a entenderlas y respetarlas.
  • ¡Descubrir que tenés estereotipias! Era algo que tal vez nunca habías notado, pero cuando te abstraes en situaciones sociales de ansiedad podes llegar a utilizar un movimiento repetido para auto-tranquilizarte.

Pero, si ni vos mismo lo habías notado hasta el momento, lo más probable es que los demás tampoco, y que ahora de repente, porque vos lo sepas, no se va a prender ninguna alarma detectora de asperger. Es más, es probable que el resto de los que te rodean no tengan ni la más remota idea de lo que es el asperger, y mucho menos una estereotipia. Así que tranquilo, no va a aparecer en ese mismo instante el Profesor Xavier frente a todos reclamando tu presencia en la Mansión X, ni mucho menos.

Más allá de este listado, la verdad nunca puede ser mala. Por el contrario, un diagnóstico puede ser una gran herramienta, si se lo sabe usar adecuadamente.

*Aclaración 1: Para obtener un diagnóstico certero es imprescindible este sea realizado por un profesional especializado en el espectro autista (gracias a la Asociación de Asperger Argentina por aportar esta observación).

Aclaración 2: Por si llegó hasta aquí sin notar que el texto está escrito con una dosis de humor y que (como aclara al principio) no busca la generalización ni hacer ningún tipo de aporte científico, y no se siente identificado con algo de lo aquí expresado, le aclaro que este texto no será considerado en ninguna investigación ni ateneo sobre asperger. Así que puede cerrar la página y continuar su día alegremente.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Carta a Laura Gutman: MI HIJO NO TIENE AUTISMO POR MI CULPA

laura-gutman_0Le escribo por la nota que circuló estos días en las redes, en la que usted habla de los “altos niveles de crueldad materna” como causantes (según usted) del autismo en los niños.

Primero: lo que usted denomina TGD, hoy en día (y desde hace años) es denominado TEA (trastorno del espectro del autismo). Y como madre de un niño con autismo, y adulta que también se encuentra dentro del espectro, es que le voy a escribir.

Segundo: usted presenta a los niños con autismo como niños dañados psicológicamente (todavía no discutamos por quien), lo cual no solo está a contramano de todos los descubrimientos que realizó la ciencia con respecto al autismo en los últimos años (¡hace varios años ya que SABEMOS que tiene un origen neuro-biológico!), sino que además esto posiciona a las personas con autismo como una “versión fallida” de lo que son las personas que se encuentran fuera del espectro, concepto que las familias intentamos revertir día a día, para que se reconozca a la persona con autismo como una persona que tiene un modo de pensar y sentir diferente. Sigue leyendo Carta a Laura Gutman: MI HIJO NO TIENE AUTISMO POR MI CULPA

¿Cómo tener una buena comunicación con un adulto asperger?


comunicación 
Las personas con asperger tienen algunas diferencias en la interpretación y el uso de la comunicación, tanto hablada como gestual. Conociendo esas diferencias y teniéndolas en cuenta, se puede lograr una buena comunicación. Si bien cada persona es diferente, a continuación detallaré algunas reglas generales. Sigue leyendo ¿Cómo tener una buena comunicación con un adulto asperger?

Los padres: los mejores terapeutas para el autismo

Parent-teacher-meeting_guide.jpgCuando se tiene un hijo dentro del espectro autista, la frase «Confíen papás, que nosotros sabemos lo que hacemos», se suele escuchar frecuentemente; antecedida de un plan de acción definido por personas que tendrán mayor o menor experiencia y conocimientos en el tema, pero que nunca son mayores a los que tenemos las nosotros, los padres, sobre nuestros propios hijos. Sigue leyendo Los padres: los mejores terapeutas para el autismo

No se lo digas a nadie, pero me encanta ser mamá

Sin título - copia.pngNo se lo digas a nadie, pero me encanta ser mamá. No se lo digas a los que preguntan cuando volveré a trabajar, si dejaré a mi bebé en una guardería. A esos a los que les preocupa que tenga mis propios objetivos. A ellos les respondo que “ya veremos”, “más adelante”, porque ni yo tengo en claro aún qué fue lo que cambió adentro mío, pero desde que fui madre, definitivamente, cambiaron mis prioridades.
De solo pensar en las horas sin verlo, cada segundo extrañandolo, y sobre todo, cada momento que él me extrañe, se me hace un nudo en el estómago.
Ya no me interesan las posibilidades que pueda darme una oficina. La única posibilidad que realmente me interesa hoy, es la de irnos con mi hijo a la cama en el momento que nos dé la gana, exclusivamente para hacernos mimos, besos y caricias.
Sigue leyendo No se lo digas a nadie, pero me encanta ser mamá

4 maneras de ayudar a un niño con alergias alimentarias en una reunión social

niños comiendo 1) Si usted es quien organiza la reunión, y pensaba incluir en el menú el alimento en cuestión, tenga en cuenta que si está caliente emanará vapor, y las proteínas se evaporan e ingresan al cuerpo de esa manera. Hay casos reportados de anafilaxia inducida por vapor. Por ejemplo, invitar a un alérgico a la leche, a una “pizza-party”, no es de lo mas considerado, y probablemente no pueda asistir. Sigue leyendo 4 maneras de ayudar a un niño con alergias alimentarias en una reunión social